Tipos de piel

¡Buenos días chicos y chicas!

Si si, chicos y chicas, porque a pesar de hablar de maquillaje ya he visto que tengo un par de amigos que me siguen y si no se enfadan jajaja.

Por fin llega la primera entrada, y como ya os adelanté en la presentación, voy a hacer un “Especial cuidados básicos de la piel”. Y ¿cómo voy a empezar explicándoos cómo cuidar vuestra piel si no sabéis que tipo tenéis? Así que si, como habéis imaginado por el título voy a explicároslo. Este post será un poco más largo y pesadito, pero es necesario para entender todo lo demás. Aun así lo haré lo más entretenido posible así que ¡allá vamos!

Para conocer la diferencia entre los tipos de piel, debemos conocer antes su estructura, o por lo menos, lo que nos importa de ella. La piel está constituida por 3 capas; la epidermis, la dermis y la hipodermis. La primera, la epidermis, suele variar su grosor dependiendo del tipo de piel que tengamos. Está formada a su vez por más capas, donde se crean las células epiteliales, las cuales se van formando en las capas más internas y madurando a la vez que alcanzan capas superiores.

La dermis, es también una capa clave que define nuestro tipo de piel. En ella, además de otros componentes encontramos  glándulas sebáceas y sudoríparas, las cuales son las causantes de la grasa de nuestra cara. Por último tenemos la hipodermis, la cual en cosmética no tiene importancia.

Encima de estas capas se extiende una película llamada manto hidrolipídico, que nos ayuda a proteger la piel. Este manto está formado por la mezcla de grasa y agua, la cual llega desde la dermis. El tipo de piel dependerá del equilibrio de grasa y agua que encontremos en esta capa.

¿Qué clases de piel existen?

La piel normal tiene un manto hidrolipídico equilibrado. Encontramos una epidermis medianamente fina pero flexible y resistente. No sufre de exceso de grasa, los poros son finos (apenas se aprecian), es suave y aterciopelada y se broncea bien.

 

La piel grasa tiene un manto hidrolipídico desequilibrado, en el cual encontramos demasiada grasa. Al contrario que la anterior, posee una epidermis gruesa y dura, y su mayor problema es que las glándulas sebáceas de la capa de la dermis tienen demasiada actividad, por lo que suele tener excesos de grasa, que puede producir granitos. A cambio de esto, son pieles muy resistentes a las inclemencias del tiempo, y también suelen tener menos arrugas. Las adolescentes suelen tener este tipo de piel debido a los cambios hormonales, los cuales provocan un descontrol en la creación de grasa. También es propio de los hombres, puesto que tienen una piel más dura.

La piel seca también tiene un manto hidrolipídico desequilibrado, pero en este caso la piel segrega poca grasa. Posee una epidermis más fina que las anteriormente vistas, por lo que es más sensible. Los poros son imperceptibles y suele volverse áspera con el paso de los años y tiene mucha más tendencia a las arrugas.

La piel mixta es la más común de todas y se llama así porque en un mismo rostro encontramos tanto piel grasa como piel seca/normal. Lo normal es encontrar un rostro más o menos equilibrado, pero que en ciertas zonas es grasa. La zona grasa suele ser la más gordita, la llamada zona T (frente, nariz y barbilla), aunque algunas personas suelen tener tendencia a tener los mofletes grasos, pero nada más, en este caso también hablamos de piel mixta. La parte menos seca puede ser tanto normal como seca, aunque se suele regular con un cuidado habitual.

Por último cabe destacar que además de todos estos tipos, nuestra piel también puede ser sensible. Se trata de una piel que reacciona con facilidad, enrojeciéndose habitualmente con las inclemencias del tiempo e incluso irritándose. Hay que tener cuidado con este tipo de piel, puesto que ciertos productos pueden hacer reacción, ya que su sensibilidad es debida a un manto hidrolipídico defectuoso.

¿Por qué es importante saber qué tipo de piel teno?

Si sabemos qué tipo de piel tenemos, podemos saber también qué necesidades tiene. En los siguientes entradas os explicaré los 3 pasos esenciales de la rutina facial, los cuales se tienen que hacer por la mañana al levantarnos y al acostarnos. Esta es la regla, pero bueno, si no sois capaces de hacerlo dos veces al día al menos hacedlo antes de dormir para dejar que la piel se recupere.

Hay que tener claro cuales son las necesidades de nuestra piel, porque si no lo que estemos haciendo no servirá de nada. El problema es que muchas veces nuestra piel es de un tipo pero tiene unas necesidades distintas. Por ejemplo; yo tengo la piel mixta, por lo que tengo exceso de sebo en ciertas partes de la cara, en mi caso, al principio, en la zona T. Digo al principio porque la piel va cambiando, y a medida que nos hacemos mayores lo normal es que tienda a secarse. Por esta razón, he dejado de tener la barbilla grasa y ahora es más bien seca. Tengo tendencia a que la piel se me seque, sobre todo cuando viene el invierno, pero la zona grasa sigue grasa. Es el gran problema de las pieles mixtas, pero en los próximos posts os explicaré como equilibrar la piel para que ni esté seca, ni sea grasa.

Aun así, algunas de vosotras se encontrarán que ni con el cuidado diario consiguen el equilibrio, sobre todo en el tema de las pieles grasas. Si este básico no os funciona lo mejor es que vayáis a un especialista, puesto que vuestra piel seguramente esté sufriendo por un cambio hormonal o por cualquier otro factor que sin los conocimientos necesarios no podréis poner remedio.

¡Y aquí llega el fin de mi primer post! ¿Os ha parecido interesante? ¿Sabríais decirme qué tipo de piel tenéis?

¡Besos y hasta el próximo post!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s